Trauma

luna.jpg

Mucha gente cree, que los
traumas son algo sólo emocional, y esta creencia hace que de alguna manera menosprecien los eventos difíciles y minimicen sus efectos, achacando a veces los síntomas que sufren al carácter (si el trauma fue en la infancia), a la edad, a la herencia familiar o al porque sí.

 

Así, no buscan una solución para sus molestias, y se conforman con cuerpos cada vez más incómodos, mentes cada vez más rígidas y, vidas cada vez más

 

limitadas. Si es que directamente no borran esa parte corporal de su conciencia, ese “me he acostumbrado al dolor” que todos hemos oído a alguien decir.

Es verdad que la mayoría no hemos sufrido traumas devastadores, pero todos y todas, y sí, he dicho todos y todas, nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas con eventos que nos han sobrepasado, y TOD@S, arrastramos en nuestros cuerpos las consecuencias. Son esas consecuencias, que poco a poco se cronifican, y dan origen, a tantos síntomas y molestias. Y es que a veces pasan años, décadas incluso, entre el evento traumático, y el origen de los síntomas, de manera que la persona no relaciona causa con efecto.

Y así, desaparece la posibilidad de solución.

Pero en el trauma, el aspecto emocional sólo es una parte, también están la memoria propioceptiva, auditiva, olfativa, sensorial, táctil, de temperatura corporal, etc. además de la desregulación del sistema nervioso autonómico que la falta de descarga de la energía y fisiología del estrés del momento traumático generó.

Y todos estos aspectos, se viven en el cuerpo. En los músculos, vísceras, la piel, los ojos, el oído, la garganta, el diafragma… y la osteopatía, puede ayudar, y mucho, a soltar y equilibrar esa fisiología alterada, disminuyendo los síntomas y las molestias; dejando además, la energía que gastaba el sistema en mantener las tensiones, ahora libre para el día a día.

La osteopatía con técnicas sutiles es especialmente beneficiosa, ya que al no sentirse amenazado el inconsciente, sino respetado, visto y acogido, el cuerpo se da el permiso de soltar, descargar, dejar atrás.

No te conformes con sobrevivir. Porque como dijo Shakespeare, sabes quién eres, pero no quien puedes llegar a ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .